recherche

Accueil > Réflexions et travaux > Wallerstein nos previene que se vienen años de incertidumbre y caos (...)

16 août 2011

Wallerstein nos previene que se vienen años de incertidumbre y caos mundial

par Sally Burch *

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

El destacado académico de las ciencias sociales, Immanuel Wallerstein, es uno de los más connotados exponentes del pensamiento crítico contemporáneo y durante su reciente visita a Ecuador, ALAI conversó con él sobre la actual crisis de deuda que golpea duramente a Estados Unidos y sus consecuencias para los países emergentes y América Latina.

El investigador principal de la Universidad de Yale considera que el
dólar ha entrado en un proceso grave e irreversible de pérdida de valor
como moneda de reserva mundial, subrayando que era « el último poder
serio que mantenía Estados Unidos ».

Wallerstein piensa que las diferentes medidas de emergencia que se están implementando en su país simplemente están retrasando la banca rota mundial. « Los daños son hechos concretos, la situación de los Estados Unidos es grave y no es recuperable », recalca.

Estima que el desenlace ocurrirá dentro dos o tres años, con resultados
caóticos para el sistema mundial porque « no habrá una moneda de reserva internacional » y tampoco existen condiciones para que otra moneda pueda ocupar ese rol. Entonces con el fin del dólar como reserva mundial « van a existir cinco, seis o siete monedas importantes, una situación caótica porque habrá fluctuaciones enormes continuas ».

« Ni los gobiernos ni las firmas transnacionales, ni los mega-bancos, ni
los individuos sabrán qué hacer. Una incertidumbre enorme paralizará el
mundo, especialmente a los inversionistas », advierte el académico
estadounidense.

Mientras esto ocurre en un nivel macro de la economía norteamericana,
paralelamente también en un plano más local se vienen produciendo serios problemas económicos. « Comunidades urbanas pequeñas están entrando a la bancarrota y por ejemplo no pueden pagar las jubilaciones », indica el científico social.

El investigador considera que en su país la clase media es la más
afectada porque de un día a otro las familias pierden posición y los
trabajadores que perdieron su empleo no pueden hallar otro puesto,
especialmente las personas entre 40 y 60 años, llegando incluso a perder sus casas. Es una situación que actualmente no tiene solución y no se observa posibilidad de encontrar una válvula de escape.

Además, Wallerstein señala que « la situación en Estados Unidos va a
empeorar porque se va a eliminar la posibilidad que el gobierno sostenga gastos necesarios en este momento, creándose una situación peor que la actual. La fantasía del « Tea Party » está llevando a Estados Unidos y por consecuencia a todo el mundo en dirección de un choque ».

Teniendo en cuenta estas consideraciones el pronóstico del teórico
estadounidense, para los próximos años, es bastante pesimista. « Yo veo guerras civiles en múltiples países del norte, sobre todo en Estados
Unidos donde la situación es mucho peor que en Europa occidental, aunque allá también hay posibilidades de guerra porque hay un límite hasta el cual la gente ordinaria acepta la degradación de sus posibilidades ».

China y países emergentes

Ante la crisis de Estados Unidos y Europa los países emergentes por el
momento parecen vivir bien, sin embargo, desde el punto de vista de
Wallerstein, esconden una falsa realidad porque todos estamos en una
misma canasta.

Teniendo en cuenta que China es el principal tenedor de bonos
norteamericanos, ese país afronta una disyuntiva muy delicada.
Wallerstein considera que si por un lado « deja de comprar bonos de
Estados Unidos va a perder la oportunidad de colocar productos chinos en ese mercado, un problema muy serio para la China. Al mismo tiempo,
cuando el dólar pierda su posición relativa a las otras monedas sus
bonos no van a valer mucho ».

Entonces, China se está arriesgando a perder enormemente tanto si se
retira o si continúa en el mercado de bonos norteamericanos. Frente a
esta situación considera que « lo más probable es que la China se vaya
retirando poco a poco ». Justamente el problema está en determinar cuando es el momento perfecto para detener las inversiones, lo cual es
imposible de señalar porque si lo supiéramos seríamos todos ricos,
agrega el investigador.

Además de este serio problema que afronta China, explica que el país
asiático atraviesa por una situación muy frágil desde el punto de vista
de su economía interna, « porque los bancos chinos están en la misma
situación que los bancos norteamericanos de hace dos o tres años ».
Asimismo, la inflación limita posibilidades a China y a otros países
emergentes como, por ejemplo, a Brasil.

En este contexto considera que los países emergentes, y en el caso de
Suramérica la Unasur, deberán hallar los mecanismos de un
« proteccionismo a corto plazo a fin de minimizar los daños que serán
para todo el mundo. No habrá países que escaparán de los daños pero
serán más grandes para algunos que para otros ».

Preguntado sobre la construcción de una nueva arquitectura financiera
regional, con iniciativas como el Banco del Sur o de una moneda regional
como el Sucre, el académico valoró positivamente esas posibilidades para los pueblos de América del Sur. « La creación eventual de una moneda verdadera común será un elemento de fuerza económica en esta situación ».

En ese sentido citó como ejemplo que a pesar de las dificultades en
Europa con el euro, la decisión de salvaguardar la moneda común « va a
permitirles una posición política importante ».

Finalmente, como un mensaje para América Latina invitó a continuar con
la reflexión sobre la necesidad de garantizar alimentos suficientes para
su pueblo, agua para su pueblo, energía para su pueblo, como cuestiones mínimas y esenciales que deben hacer todos los gobiernos del Sur.

Sally Burch
Alai- Amlatina. Ecuador, 15 de agosto de 2011.-

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id