recherche

Accueil > Les Cousins > Colombie > Vicisitudes de una propuesta de Paz para Colombia

12 août 2010

Vicisitudes de una propuesta de Paz para Colombia

par Alberto Pinzón Sánchez

 

El 1º de mayo del 2007 en Barcelona, invitado por la Tabla Catalana por la Paz y los Derechos Humanos en Colombia, participé directamente en las V Jornadas sobre las condiciones de un proceso de paz en Colombia.

Fue una semana de discusiones saludables y para mí inolvidable, cuyos aspectos más sobresalientes o formales fueron luego publicados en un volumen bilingüe castellano- catalán perfectamente revisado.

Allí tuve oportunidad de leer o presentar a semejante auditorio reunido, una página si me permiten bastante esquemática que anexo al final, fechada y por lo tanto reflejo de una circunstancias históricas concretas en movimiento, donde enumeraba con simpleza pero con magnanimidad, un procedimiento de mis experiencias y vivencias en la Mesa del Cagúan durante el gobierno Pastrana ; con el fin realista de intentar la búsqueda de una Salida Política al histórico y complejo conflicto social armado de Colombia. Era como, le leí en el encabezado y sin ningún voluntarismo “al contrario que en la ficción, de hacer de lo imposible algo muy posible”.

La concreción y la simpleza algunas veces gustan. Otras no. Esta vez la paginita fue escuchada con atención y simpatía por muy distintas personalidades colombianas e Internacionales que allí estaban y que así me lo expresaron al final en el apretón de manos protocolario. Pero los dados cayeron mal y no se porque razón o talvez sí, la propuesta fue a parar a manos del comisionado de paz Restrepo (¿donde está ?) quien 3 meses después de Barcelona (03. Agosto2007) la presentó a Uribe Vélez como proveniente de las FARC. La lógica “torcida” de aquel malhado que comenzó a funcionar aquel día en Bogotá, también fue tan simple como perversa : “Esta es la prueba que necesitamos para confirmar la pertenencia del proponente a las FARC, y el expediente que necesitamos para solicitar su extradición hacia Colombia desde la ratonera en donde esconde su exilio - Se dijeron en aquel consejo de Paz. Y comenzó la operación mediática para la divulgación profusa de su torsión. (http://www.caracol.com.co/nota.aspx?id=462147) ¡Malhado no solo para mí, sino para la propuesta !

Tres eran las ideas centrales : Primera, para romper la desconfianza mutua y cruzar el no paso existente o impase, sobre quien tira la primera piedra en un ambiente en donde nadie quiere reconocer que ha cedido su Voluntad o está derrotado por un conflicto en donde todos (¡todos !) de antemano estamos derrotados sin quererlo aceptar ; proponía un aguinaldo infantil probado en otras ocasiones llamado ¡Estatua ! Solamente le puse un nombre un poco menos navideño de Tregua Bilateral o cese de hostilidades por un tiempo definido, bajo la supervisión de un Tercero Internacional Válido, y que hoy no cabe duda debe ser UNASUR :

Ambas partes en conflicto se quedan en Estatua ; quietos donde están con las armas boca abajo, en silencio, por un tiempo determinado y, vigilados comienzan a dialogar con fechas precias para la entrega de resultados, acerca de los otros puntos (sociales y políticos) más sobresalientes que arrastra el conflicto, enmarcados dentro del marco invariable del Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos.

Y esta era la Segunda idea : La vigencia del Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos como marco, este si talvez inmodificable o invariable, de las negociación entre las dos partes en el conflicto armado colombiano.

La Tercera, es todavía más elemental y tiene dos aspectos Uno, La participación amplia de la Sociedad Civil en todo este proceso, como una de las partes más afectadas por un conflicto armado y social como el de Colombia. El otro es la “Legitimación” de los acuerdos alcanzados mediante un proceso democrático directo de refrendación.

La malhadada propuesta, que como he dicho insistentemente está fechada y que hoy quizás, pueda ser, ojalá (law šá lláh, si Dios quiere) se lea adecuadamente y sirva para inspirar la realidad. Decía así :

“Esquema para encontrar una Salida Política al actual conflicto colombiano actual.

(Aquí, al contrario que en la ficción, se trata de hacer de lo imposible algo muy posible)

1- Orden bilateral de una Tregua simultanea entre las dos partes, Estado e Insurgencia, de 6 meses de duración prorrogables. Tendrá un doble carácter : Uno Militar y otro Político- Social. Ambas podrán ser supervisadas por una instancia Internacional, preferiblemente los países facilitadores, al cual se añadiría el hermano país del Ecuador últimamente afectado por el conflicto colombiano.

- La Tregua militar implica un cese de acciones armadas bilateral de cualquier tipo, durante un tiempo definido.

- La Tregua político-social implica esencialmente tres elementos :

a) Levantamiento por parte del Estado colombiano de la catalogación a la Insurgencia como “Terrorista”, y reconocimiento del estatus político legal de sus organizaciones y estructuras.

b) Acuerdo inmediato para la liberación de los detenidos y sindicados arbitrariamente como terroristas, o acusados de ser auxiliadores de la guerrilla y liberación simultanea por parte de la Guerrilla de todos los retenidos que aún se encuentren en su poder, con su compromiso explicito de a no retener a nadie más.

c) Convocatoria oficial y amplia por parte del Estado al país, y a las organizaciones políticas, sociales, sindicales, académicas, étnicas, raciales, cívicas, culturales, humanitarias, religiosas y medios de comunicación y otras, para que realicen una discusión con propuestas responsable y pedagógica, sobre cualquiera de los 12 puntos estipulados en la Agenda Común firmada entre el Estado y la Insurgencia en la Machaca en 1999. Las propuestas se regirán por la metodología universal existente para este tipo de documentos y con fecha limite para su radicación.

2- Inmediatamente en este ambiente de “Tregua general”, se procederá a instalar en lugar seguro previamente convenido y dentro de Colombia, una Mesa de Diálogos y Acuerdos, conformada por representantes seleccionados por las dos partes : Estado e Insurgencia, la cual podrá ser asistida por subcomisiones bi-partitas (de las dos partes) con el fin de recibir, clasificar, consolidar, sistematizar y concordar las propuestas propositivas presentadas y acogidas en un texto previo, el cual servirá de base para la elaboración de una nueva Constitución de Colombia. Para tal efecto se dispondrá de otros 3 meses adicionales.

3- Una vez cumplidos los 9 meses ; madurada la confianza entre las partes y sin ningún sabotaje de las “fuerzas oscuras de la Nación”, se convocará a una Asamblea Constituyente para que sobre el texto previo acordado y elaborado por la Mesa de Diálogos y Acuerdos, se redacte el texto definitivo de la Constitución colombiana. Para este paso se dispondrá de un lapso de 3 meses.

4- Este texto será presentado al país para su más amplia difusión, validación y refrendación, mediante un proceso electoral que no puede durar más de 3 meses. Hasta aquí se han empleado un total de 15 meses.

5- Finalmente ; deposición del armamento por parte de la Insurgencia, en un acto —protocolario público e internacional.”

— -

Fuente : Taula Catalana per la Pau i els Drets Humans a Colombia V Jornadas sobre Colombia Mayo 2007 Pág. 133

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id