recherche

Accueil > Empire et Résistance > Organismes et ONGs de domination > Una "ALIANZA" que atenta contra la Nacion Argentina.

21 novembre 2002

Una "ALIANZA" que atenta contra la Nacion Argentina.

par Naúm Minsburg

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Una nota del economista Naúm Minsburg donde analiza aspectos de la globalización del capital financiero y su repercusión en nuestro país.

Por Naúm Minsburg

El FMI y su "brazo derecho" el Banco Mundial fueron creados en 1944 (cuando el mundo se encontraba inmerso en la segunda guerra mundial) con el objetivo prioritario de imponer los intereses económicos y financieros de EE.UU. -que se había transformado en la nación más poderosa - por y a todo el mundo.

Argentina se adhiere al Fondo durante la "revolución libertadora" y el primer crédito fue obtenido en 1958 durante el gobierno del Dr. Arturo Frondizi.

Desde ese entonces, hasta la actualidad, con mayor o total aceptación por parte de los distintos gobiernos, la injerencia de ambos organismos sobre la evolución económico social de nuestro país ha sido determinante, al supeditar y condicionar nuestro desarrollo al dominio de las corporaciones multinacionales a medida que éstas se iban expandiendo.

Pero ello no ha sido suficiente para satisfacer las crecientes condicionalidades del Fondo y del Banco Mundial.

Hace tiempo que en diferentes trabajos, hemos mencionado la existencia en nuestro país pero que se puede extender a casi todo el orbe, de una suerte de "alianza", implícita, entre los integrantes del establishment local (grandes capitales locales, las filiales de las corporaciones transnacionales y el capital financiero internacional) con el Fondo Monetario y el Banco Mundial.

Ello puede hacerse extensivo a la política global mundial aplicada por ambos organismos financieros. Que en el plano ideológico esgrimieron el "pensamiento único" como un freno para el accionar de los opositores al dominio transnacional.

En el año 2000 existía un conjunto de 63.500 empresas transnacionales no financieras que tenían inversión total de 4,8 billones (millones de millones) de dólares y expandían su accionar a través de 689.000 filiales en todos los países del mundo. De esas corporaciones transnacionales 100 megacorporaciones concentraban más del 50% de la inversión total.

En el sector financiero entre 30 y 50 grandes bancos concentran la parte principal de la inversión global.

La operatoria de este universo transnacional responde exclusivamente al objetivo supremo de las casas matrices, obtener la maximización de sus beneficios aún a costa de los intereses de los países en que actúan.

Tal grado de extranjerización, concentración y oligopolización han coadyuvado de forma determinante a imponer la globalización impiadosa que, entre otras cosas, ha generado a escala mundial una extremada pobreza para la mayoría de la población y simultáneamente una extraordinaria riqueza en los sectores sociales minoritarios privilegiados.

En lo concerniente a nuestro país se repite un esquema similar brutalmente ampliado.

La expresión más elocuente y demostrativa de la existencia de la anteriormente mencionada "alianza" ha sido sin duda, la actitud del FMI y del Banco Mundial para poder sostener, el "modelo" implantado a partir de la dictadura militar pero que tuviera su más elevado nivel de corrupción y de inequidad social durante la égida menemista - cavallista - delarruísta, acrecentado de manera inconcebible por el duhaldismo.

Modelo que se caía en mil pedazos, y que a los gobiernos anteriores hasta la huida de De la Rúa, el FMI le ha otorgado amplios créditos.

El Fondo tenía naturalmente una excelente información y era claramente consciente que simultáneamente se realizaba una colosal fuga de capitales que acabaría en el escandaloso vaciamiento financiero de nuestro país.

¿Cuáles han sido y son las exigencias interminables del Fondo ?

Recordemos muy brevemente : siempre con el ajuste permanente y eterno ; el equilibrio fiscal (una ficción no lograda en casi ningún país ni aún en los más desarrollados) las privatizaciones, cumplidas aquí a precios viles y con fuertes dosis de corrupción, la amplia apertura económica y financiera, etcétera.

Como resulta evidente, las directrices del Fondo se han cumplido. Y así estamos !

La nueva serie de condicionalidades han sido :

- La derogación de la ley de subversión económica
- La modificación de la ley de quiebras.
- Los 14 puntos que se han hecho firmar a los gobernadores cuya esencia está constituida por el ajuste extremo.
- Imponer a la Justicia el freno a los amparos judiciales para los ahorristas atrapados en el corralito/corralón.
- Cancelar las deudas, producto de lo que hemos denominado como "la mayor estafa de la historia" con bonos a largo plazo, que en su gran mayoría será emitidos por el Estado argentino que, de esa manera deja que los bancos mantengan intacto su festín producto de la mayor estafa.
- Restringir el accionar de la banca pública,(bocado altamente apetecible para el capital financiero) cosa que el ministro Lavagna ya ha comenzado a implementar, facilitando la incorporación del capital privado que en un principio será de un 10%.

Como se puede observar la simple mención de algunas de las exigencias impuestas por el FMI (para tratar de que Argentina obtenga un crédito para pagarle algunas deudas, mero asiento contable, pero que no implica la llegada de capitales frescos) son demostrativas de que éstas condiciones le interesan fundamentalmente, al establishment local.

Ninguna de las medidas señaladas está orientada a la reactivación o a tratar de que esta "fábrica de pobres" en que se ha convertido nuestro país mejore sustancialmente su situación.

No se trata de romper con el Fondo, como de acuerdo con encuestas recientes la mayoría lo desea, lo que se trata es que el Fondo en beneficio de sus "eternos aliados", está rompiendo con y a la Argentina.

Se torna imprescindible que de una buena vez de que nuestro país deje de aplicar las extremadamente perjudiciales exigencias del Fondo. No hay país en el mundo que siguiendo sus desgastados lineamientos haya podido emprender el camino del desarrollo económico.

Es necesario que se imponga la voluntad política para que el gobierno vele y trabaje decididamente por los verdaderos intereses nacionales y establezca un plan económico que por encima de cualquier otra consideración, se proponga decididamente eliminar la pobreza, erradicar definitivamente el hambre y encarar decididamente la reactivación socio económica de nuestro país con la mayor equidad.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id