recherche

Portada del sitio > Imperio y Resistencia > BRICS > China > Prepárense para el próximo cambio de paradigma: el yuan digital

9 de mayo de 2020

Prepárense para el próximo cambio de paradigma:
el yuan digital

por Pepe Escobar *

 

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Un nuevo cambio radical de paradigma está en marcha. La economía de EE.UU. Podría reducirse en un 40% en el primer semestre de 2020. China, que ya es la economía más grande del mundo en términos de PPP (paridad del poder adquisitivo) durante algunos años, pronto podría convertirse en la economía más grande del mundo, incluso en términos de tipos de cambio.

El mundo posterior al Planeta en Aislamiento, que todavía es un espejismo vago, bien puede necesitar una moneda posterior al Planeta en Aislamiento. Y aquí es donde entra un candidato serio: el yuan digital fiat. [Dinero Fiat]

El mes pasado, el Banco Popular de China (PBOC) ha confirmado que un grupo de bancos líderes ha comenzado las pruebas de pago electrónico en cuatro regiones chinas diferentes utilizando el nuevo yuan digital. Sin embargo, aún no existe un calendario para el lanzamiento oficial del denominado Pago electrónico en moneda digital (DCEP).

El hombre al origen de este proyecto es el gobernador del PBOC, Yi Gang, que confirmó que, además de probar en las ciudades de Suzhou, en la Nueva Zona Económica Especial de Xiong’an en la provincia de Hebei, Chengdu y Shenzhen, el PBOC también está probando escenarios hipotéticos para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

Aunque el DCEP, según Yi, « ha progresado muy bien », insiste en que el PBOC será « prudente en términos de control de riesgos, en particular al estudiar los requisitos para combatir el lavado de dinero » y el « conocimiento del cliente » para integrarse en el diseño y sistema del DCEP ».

DCEP debe interpretarse como la hoja de ruta de China que conduce a un eventual reemplazo aún más revolucionario del dólar estadounidense como la moneda de reserva mundial. China ya está a la cabeza en la carrera por las monedas digitales: cuanto antes se lance el DCEP, mejor será convencer al mundo, en particular al Sur Global, para que siga el movimiento.

El PBOC desarrolla el sistema con cuatro grandes bancos estatales, así como los gigantes de pagos que son Tencent y Ant Financial.

Una aplicación móvil desarrollada por el Banco Agrícola de China (ABC) ya está circulando en WeChat. En realidad es una interfaz vinculada al DCEP. 19 restaurantes y establecimientos minoristas, incluidos Starbucks, McDonald’s y Subway, son parte de la prueba piloto.

China avanza rápidamente a través del espectro digital. Se ha lanzado una red de servicios blockchain (BSN) no solo para el comercio interno sino también para el comercio mundial. Según el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información (MIIT), un gran comité supervisa el BSN, incluidos los ejecutivos de PBOC, de Baidu y de Tencent.

Respaldado por el oro. ¿Qué significa todo esto?

Fuentes bancarias bien conectadas en Hong Kong me han dicho que Pekín no está interesado en reemplazar el dólar estadounidense por el yuan, por todo el interés que tiene el Sur en evitarlo, especialmente ahora que el petrodólar está en coma.

La posición oficial de Pekín es que el dólar estadounidense debe ser reemplazado por una canasta de monedas (dólar, euro, yuan, yen) con derechos especiales de giro (DEG) aprobados por el FMI. Esto eliminaría la pesada carga al yuan de ser la única moneda de reserva.

Pero esto puede ser una maniobra de distracción en un entorno generalizado de guerra de la información. Una canasta de monedas bajo el control del FMI siempre implicaría el control de los Estados Unidos, que en realidad no es lo que China quiere.

Lo esencial, es que un yuan digital y soberano puede estar respaldado por el oro. Eso aún no está confirmado. El oro podría usarse como un soporte directo, una garantía para bonos, o simplemente como garantía. Lo que es seguro es que una vez que Pekín anuncie una moneda digital respaldada con oro, será como si un rayo golpeara al dólar estadounidense.

Bajo este nuevo marco, las naciones no necesitarán exportar más a China de lo que importan ellas para tener suficiente yuan para comerciar. Y Pekín ya no necesitará continuar imprimiendo el yuan electrónicamente, y artificialmente, como es el caso del dólar estadounidense, para satisfacer las demandas comerciales.

El yuan digital será respaldado efectivamente por la gran cantidad de bienes y servicios Made in China, y no por un imperio transoceánico de 800 bases militares. Y el valor del yuan digital será decidido por el mercado, como es el caso de bitcoin.

Todo este proceso ha estado desarrollándose durante años, y es parte de las discusiones serias que comenzaron a fines de la década de 2000 en las reuniones de la cumbre BRICS, especialmente por Rusia y China, la principal asociación estratégica dentro de BRICS.

Considerando múltiples estrategias para evitar gradualmente el dólar estadounidense, comenzando con intercambios bilaterales en su propia moneda, Rusia y China, por ejemplo, crearon un fondo de cooperación Ruso-Chino en yuanes hace tres años.

La estrategia de Pekín está cuidadosamente calibrada, es una apuesta a largo plazo. Además de almacenar metódicamente cantidades masivas de oro (como Rusia) durante siete años, Pekín ha hecho campaña para un uso más amplio de los DEG teniendo cuidado al mismo tiempo de no posicionar al yuan como un competidor estratégico.

Pero hoy, el ambiente post-Planeta en Aislamiento promete ser el ideal para que Pekín actúe. Incluso antes de que comenzara la crisis de Covid-19, el sentimiento predominante entre los líderes era que China estaba sufriendo un ataque a gran escala del gobierno de los Estados Unidos de América. La Guerra Híbrida, que ya está alcanzando nuevas picos, implica que las relaciones bilaterales solo se deteriorarán, no se mejorarán.

Entonces, si bien tenemos a China como la economía líder mundial, tanto en términos de paridad de poder adquisitivo, como de tipo de cambio; que sigue siendo la economía más grande con el mayor crecimiento, con la excepción del primer semestre de 2020; que es productiva, innovadora, eficiente y está a punto de alcanzar un nivel tecnológico superior gracias al programa « Made in China 2025 »; y que fue capaz de ganar la « guerra popular » contra el Covid-19 en un tiempo récord, todos los elementos necesarios parecen estar en su lugar.

Pero también existe en China el soft power. Pekín debe tener al Sur Global de su lado. El gobierno de los Estados Unidos lo sabe muy bien; No es de extrañar que la histeria actual pretenda demonizar a China declarándola « culpable » de todas las acusaciones no comprobadas de aliento y mentira sobre el Covid-19.

Una « llegada inminente »

Una de las principales ventajas de un yuan digital soberano, es que Pekín no necesita hacer circular un yuan en papel, que, por cierto, se está dejando de lado en toda China, porque casi todos pasan al pago electrónico.

El yuan digital, utilizando la tecnología blockchain, circulará automáticamente, sin pasar por el casino global financiero controlado por los Estados Unidos.

La cantidad de moneda digital soberana es fija. Esto en sí mismo elimina un flagelo: la Flexibilización cuantitativa (QE), como para el dinero helicóptero. Y eso hace que la moneda digital soberana sea el medio de intercambio preferido, las transferencias de divisas no se vean obstaculizadas por la geografía y, como punto de partida, sin que los bancos tomen tarifas escandalosas como intermediarios.

Por supuesto que habrá oposición. Como en la satanización permanente de la China neo-orwelliana por haberse alejado del Bitcoin y las criptomonedas, para deshacerse de una estructura centralizada. Habrá aullidos de horror contra el PBOC, potencialmente capaz de confiscar los fondos digitales de cualquier persona o cerrar una billetera si el propietario no está de acuerdo con el PCC[Partido Comunista Chino].

China está en eso, pero Estados Unidos, el Reino Unido, Rusia e India también están a punto de lanzar sus propias criptomonedas. Por razones obvias, el Banco de Pagos Internacionales (BPI), el banco central de los bancos centrales, es muy consciente de que el futuro se está desarrollando en este momento. Su investigación con más de 50 bancos centrales es inequívoca: nos enfrentamos a una « llegada inminente ». ¿Pero quién se llevará el primer premio?

Pepe Escobar * para Strategic Culture Foundation

Artículo original en inglés: « Get Ready for the Next Game-Changer : China’s Digital Yuan, ’Backed By Gold’ ? »

Strategic Culture Foundation, 5 de mayo de 2020

* Pepe Escobar es un periodista brasileño del periódico Asia Times Online y de Al-Jazeera. Pepe Escobar es también autor de : « Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War » (Nimble Books, 2007); « Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge »; « Obama does Globalistan » (Nimble Books, 2009), Empire of Chaos (Nimble Books, 2014. Se lo puede seguir también en inglés por Facebook y 2030

Traducido del francés para El Correo de la Diáspora por: Carlos Debiasi

El Correo de la Diáspora. París, 9 de mayo de 2020

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Comentar este artículo

Retour en haut de la page

Objetivo

|

Trigo limpio

|

Mapa del sitio

| |

création réalisation : visual-id