recherche

Portada del sitio > Argentina > Economía > Deuda externa > Otro desembolso para bajar la deuda [no verificada] argentina

29 de marzo de 2011

Otro desembolso para bajar la deuda [no verificada] argentina

 

El Tesoro argentino cumplió con el primer "compromiso" [no verificado] de peso del 2011. Las reservas de la autoridad monetaria quedaron por arriba de 51.400 millones de dólares. La operación coincidió con una suba del dólar de un centavo, convalidada por el BCRA.

El gobierno nacional afrontó ayer el primer vencimiento fuerte del año, y el tercero en magnitud que encarará durante 2011. Pagó 1552,5 millones de dólares, correspondiente al vencimiento del bono Bonar V. El desembolso se realizó a través del Fondo de Desendeudamiento (Fondea), compuesto por reservas internacionales del Banco Central. La operación implicó una caída en el stock de reservas de 1100 millones de dólares, mientras que el resto –cerca de 450 millones– se mantuvo en las arcas del BCRA, debido a que muchos inversores institucionales tienen cuenta allí. El próximo vencimiento importante se registrará a mitad de año –en agosto– por unos 2230 millones de dólares del Boden 2012, y el tercero será en diciembre, con el cupón atado a la marcha de la economía, por 2400 millones.

En las últimas semanas el Central aceleró su ritmo de compras de dólares en la plaza cambiaria. El organismo retiró del mercado unos 100 millones diarios y los incorporó a su stock de reservas. Luego del pago de más 1500 millones de dólares en amortización de capital e intereses del Bonar V, el stock de reservas finalizó en 51.404 millones de dólares. La operación coincidió con un ajuste en el precio del billete verde al público, que avanzó un centavo a 4,07 pesos para la venta. La suba fue convalidada por el Central.

El Tesoro depositó los dólares del Bonar V en las cuentas de los inversores. En este caso hubo tres posibilidades. Están los que mantienen cuentas en el exterior, y el pago genera una fuga de capitales. De hecho, en las últimas semanas se acrecentó mucho la negociación con este bono, dado que permite al tenedor conseguir dólares sin los límites y restricciones de la AFIP y el BCRA. El bono se compra en pesos y los servicios se pagan en dólares. Los grandes inversores son un segundo grupo que mantiene cuentas dentro del Central, cuyo efecto sobre las reservas es neutro. Y, por último, se encuentran los inversores que tienen cuenta en algún banco en el país.

Para estos últimos, las posibilidades son dos: quedarse con esa liquidez o reinvertirla en bonos locales. Varias consultoras insisten en que el negocio es colocar el dinero nuevamente en títulos de la deuda argentina. Estos papeles ofrecen actualmente un rendimiento de hasta el 12 por ciento anual en dólares. Las recomendaciones se sustentan en que el pago de vencimientos de este año está “casi garantizado”, en especial a partir de la conformación del Fondea.

Tal como se instrumentó en 2010, el Tesoro emitió una Letra por 7504 millones de dólares que serán transferidos desde el Central a medida que se vayan presentando los vencimientos de deuda del año. Se trata de un título intransferible a diez años, nominado en dólares y amortizable íntegramente al vencimiento. También el debate y las advertencias de catástrofes financieras por el uso de las reservas se repitió este año. De todos modos, durante 2010 se abonaron unos 4382 millones a inversores privados sin ninguno de esos cimbronazos pronosticados.

Además de las reservas, el Estado nacional cuenta con otros instrumentos para afrontar sus vencimientos de deuda, como los adelantos transitorios y las utilidades del Central. También puede refinanciar la deuda con los organismos intra sector público. El 50 por ciento de los vencimientos en intereses y del 40 por ciento del capital se encuentran en manos de dependencias del propio Estado.

El Gobierno prevé continuar con su política de desendeudamiento con un cronograma sin sobresaltos. El mayor compromiso corresponde al cupón de PIB que se abona en diciembre y representa unos 2400 millones de dólares, producto de un crecimiento confirmado para la economía de 9,2 por ciento el año pasado. A esto le sigue el vencimiento de intereses del Boden 2012, nominado en dólares, que implica unos 2230 millones. Es la primera vez que el pago del cupón atado al PIB supera al del Boden 2012, título que fue emitido por el Estado para los tenedores que fueron alcanzados por el corralito y corralón durante la crisis del 2001.

Página 12. Buenos Aires, 29 de marzo de 2011.

Retour en haut de la page

Objetivo

|

Trigo limpio

|

Mapa del sitio

| |

création réalisation : visual-id