recherche

Accueil > Argentine > Économie > Privatisées > Services Publics : eau, électricité, ordures, etc > Otro corte de Aguas Argentinas : Aguas turbias y con acento francés

21 octobre 2003

Otro corte de Aguas Argentinas : Aguas turbias y con acento francés

par Pedro Lipcovich

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Un desperfecto eléctrico ocasionó una nueva interrupción en el servicio de agua potable, el segundo en poco más de un mes. Las declaraciones del titular de Electricité de France (EDF) -que controla Edenor y tiene intereses en Aguas Argentinas- llamaron la atención del ente regulador. Alarma por la vulnerabilidad de la prestación.

Nuevamente se enturbiaron las aguas argentinas.

El corte de suministro de ayer, que afectó a varios barrios de la Ciudad de Buenos Aires y su Conurbano, dio lugar a una sucesión de explicaciones que un representante del Etoss -organismo estatal de control- calificó de "confusas". El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, dijo a Página/12 que al menos por el momento no tiene elementos para considerar que el corte fue intencional. Sin embargo, advirtió que "si no fuera accidental, dejar a toda Buenos Aires sin agua por una negociación sería suficiente motivo para rescindir el contrato y asentar una denuncia penal".

Ibarra, también afectado por el corte en su casa de Villa Ortúzar, estuvo en la planta de Aguas Argentinas después del mediodía, durante 45 minutos. Su conclusión y la del gobierno porteño es que todo el sistema revela "una situación de vulnerabilidad muy grande, porque en el mejor de los casos una llave térmica que falla deja a toda la ciudad sin agua y la solución tarda horas en llegar".
El jefe de Gobierno recordó que ya había estado en Aguas Argentinas hace un mes y medio, cuando se produjo un misterioso problema de potabilización.

Abel Fatala, secretario de Obras Públicas de la Ciudad de Buenos Aires, advirtió sobre el riesgo de "una extorsión por parte de las empresas privatizadas". Dijo que si se constata "una negligencia en el mantenimiento que deben tener los lugares clave de operación de los servicios, no dudaremos en organizar una contrapresión : por ejemplo, habilitando a los vecinos para que hagan sus reclamos ante el Gobierno de la Ciudad, que los impulsará políticamente". Los prestadores están bajo jurisdicción federal.

El agua faltó o llegó con baja presión en barrios de la zona norte de Capital y Conurbano, y en zonas altas como Devoto, Caballito y Parque Chacabuco. La Secretaría de Obras Públicas de la Ciudad, admitiendo que la responsabilidad corresponda a Aguas Argentinas, dio la alarma por "el colapso de aparatos que debieran estar en plena vida útil". El Gobierno decidió que los entes reguladores investiguen tanto a Edenor -que niega toda responsabilidad en lo sucedido- como a Aguas Argentinas.

Según la información suministrada ayer a las 11 por Aguas Argentinas, la planta potabilizadora San Martín "suspendió su producción de agua entre las 6.30 y las 10.30 debido a un corte de energía interno, como consecuencia de una falla detectada en la subestación que alimenta a la misma". La empresa señaló que el servicio se normalizaría "en el transcurso del día en forma gradual" y que "debido al inconveniente se podrá producir algún grado de turbiedad en el agua, pero no afecta la potabilidad". Ante tanta turbiedad, "se recomienda dejar correr el agua por unos minutos". Además, la empresa recomendó a los usuarios que "colaboren incrementando los cuidados con relación al uso del agua" e informó la implementación de "un operativo de emergencia para atender las necesidades de los clientes más sensibles como hospitales, centros de salud, geriátricos y asilos". A las cuatro de la tarde, se anunció "el restablecimiento del servicio".

Carlos Vilas, director del Etoss, representa en ese organismo al Gobierno nacional. En tal condición estuvo ayer a las 15.15 en la planta potabilizadora de Aguas Argentinas. "Hablé con Jean-Bertrand Lemire, director general de Aguas Argentinas, y con el ingeniero Camus, gerente de planta", contó Vilas a este diario. "Los dos me explicaron que el problema se presentó a las 6 o 6.15 en la subestación que Edenor tiene dentro de la planta que los abastece de energía. Insistieron en que la responsabilidad es de Edenor." Según Vilas, las autoridades de Aguas Argentinas "también dijeron que Edenor se había demorado entre 30 y 50 minutos en acudir y que había tratado de justificar esa demora alegando que les había tocado en momentos de un cambio de turnos de trabajo". "Lo que me llama la atención es que, siendo que esa subestación es estratégica para el suministro de otro servicio, el agua potable, Edenor no tenga una guardia técnica permanente en esa subestación", comentó Vilas. Agregó que "Lemire me dijo que primero la gente de Edenor equivocó el diagnóstico y por eso tardaron en resolver el problema".

Poco antes de las 18, la vocero de Aguas Argentinas, Adriana Lauro, atribuyó lo sucedido a "un problema en un transformador de una subestación que hay dentro de la planta", y agregó que "si bien ese transformador está dentro de nuestro predio y es nuestra responsabilidad, como la energía nos la brinda Edenor, ellos vinieron a ayudarnos para ver cuál era el problema". Además "Edenor no se demoró : vinieron rápido, en el tiempo que demora llegar". Sobre la causa última del problema, "estamos en etapa diagnóstica", pero "no le atribuimos responsabilidad a Edenor".

El jefe de prensa de Edenor, Alberto Lippi, dijo que "Edenor no tuvo ninguna incidencia en este hecho. Aguas Argentinas, cliente de Edenor, tuvo un problema a las 6.06 : pidió ayuda, se le envió una unidad con personal técnico que ayudó a encontrar el desperfecto, que se había producido luego del punto de suministro, es decir, dentro de las instalaciones del cliente". Estas versiones están en línea con las que autoridades de Aguas Argentinas dieron a funcionarios del Gobierno ayer aproximadamente a las 16.30. "Quiere decir que, después de que yo me fui, cambiaron la versión", afirmó Vilas y calificó como "declaraciones confusas" las de Aguas Argentinas.

Funcionarios del Etoss estimaban que el presunto cambio en la posición de Aguas Argentinas podría vincularse con declaraciones de Gerard Creuzet, titular de Electricité de France (que controla a Edenor y tiene participación en Aguas Argentinas) que aparecieron ayer a las 16.05 : "EDF-Edenor ha cumplido hasta ahora con la prestación de un servicio adecuado, pero la falta de una recomposición tarifaria hace muy difícil la continuidad de la prestación en las mejores condiciones a mediano plazo", afirmó el funcionario.

Por su parte, el presidente del Etoss, Miguel Saiegh, destacó que "sería prematuro atribuir lo sucedido a Aguas Argentinas o Edenor" y anticipó "una investigación sobre cada una de las dos empresas. En las próximas 48 horas nos vamos a abocar de lleno a tomar conocimiento de los hechos y daremos intervención al ENRE (Ente Regulador de la Energía) para que investigue a Edenor".

Fatala dijo que "según la información que nos suministró el gerente general de Aguas Argentinas, el desperfecto se ocasionó en una llave térmica, de las cuales hay 80 en las instalaciones de potabilización : esto marca la condición vulnerable de una instalación donde la falla de una sola llave deja a toda la planta sin funcionar", observó Fatala, y agregó que "según los técnicos de Aguas Argentinas, esos aparatos tienen 20 años de vida útil y han sido instalados hace diez años, por lo cual estas fallas no deberían producirse".

Cortes y acusaciones en la pulseada por las tarifas.
Por Alfredo Ves Losada.

El corte de agua ocurrido ayer en Capital y parte del Conurbano se suma a una larga lista de desencuentros entre el Gobierno nacional y las empresas privatizadas encargadas de suministrar los servicios básicos. Uno de los picos de ese conflicto se dio el 6 de agosto último, cuando luego de una interrupción del suministro eléctrico por parte de Edesur, que afectó a 400 mil usuarios en Capital y el Conurbano, el propio presidente Néstor Kirchner alertó a la población contra la posible utilización de este tipo de maniobras como un intento de arrancar al Gobierno un aumento en las tarifas. Aguas Argentinas aportó lo suyo un mes después, cuando dejó secas las cañerías de Capital y el Conurbano.

"Esperemos que el corte de luz de esta mañana no sea una actitud de presión, porque se estaría andando por muy mal camino. La gente tiene que estar alerta", salió al cruce Kirchner, aquel 6 de agosto. Esa inusual reacción levantó la tensión del debate entre el Gobierno y las empresas privatizadas, que desde entonces se vio alimentado por más cortes, críticas y versiones cruzadas. Todo en el marco de la dura batalla por la revisión de los contratos de concesión por un lado y el reclamo de un reajuste en las tarifas de los servicios, por el otro.

Frente a aquel apagón del 6 de agosto, Edesur prefirió no responder públicamente, y se limitó a dar las razones técnicas del problema. Según informó la empresa, la caída de tres torres de alta tensión en la localidad de Monte Grande, causadas por el robo de los perfiles que las sostenían, habría originado el corte de energía que "provocó la salida del servicio en 11 subestaciones". Menos de un mes después de este hecho, el 3 de septiembre, a mitad de la semana más de 6 millones de personas se quedaron sin suministro de agua durante 14 horas debido a que Aguas Argentinas decidió interrumpirlo sin aviso previo por la aparición de supuestas sustancias tóxicas en el Río de la Plata, lo que le valió severas críticas del Gobierno, que llegó a amenazar con la quita de la concesión a la empresa.
Lo que originó esta interrupción del servicio, según la concesionaria, fue la detección en la planta potabilizadora General San Martín, de Palermo, de un compuesto denominado fenol, que da mal sabor y olor al producto final de consumo, y que en grandes concentraciones puede resultar altamente nocivo. Pero estos argumentos no convencieron demasiado al Gobierno. Se dispuso entonces el inicio de una investigación para determinar si los fundamentos esgrimidos por AA justificaban un corte que fue calificado como "repentino, abrupto y unilateral".

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, criticó en esa ocasión el accionar inconsulto de la empresa y señaló que un correcto "manejo de la emergencia hubiera permitido evitar la falta de agua en hospitales y escuelas". A diferencia del corte de ayer, que en gran parte de la ciudad pasó inadvertido por ocurrir un domingo, el del 3 de septiembre fue a mitad de semana y, además de afectar a millones de usuarios, provocó la suspensión de las clases en varios establecimientos. Días después, un informe realizado por peritos en el marco de una causa abierta en la Justicia Federal, y que cayó en manos del juez Juan José Galeano, determinó que el agua "tenía olor y sabor" que la hacía desagradable para el consumo, "pero que no afectaba la potabilidad del líquido". Entre el cuerpo de peritos que realizaron este análisis se encontraban expertos de Prefectura, de la Universidad de Buenos Aires, de la Policía Federal y de la propia empresa.

Aunque el Gobierno amenazó con sanciones, hasta ahora la empresa sólo recibió un apercibimiento. Sin embargo -aseguran en el Etoss-, aún se estudia la aplicación de una multa. Por otra parte, el más reciente antecedente de interrupción de un servicio ocurrió hace apenas 4 días. El jueves de la semana pasada se produjo un nuevo apagón que dejó durante 15 minutos sin energía eléctrica a 380 mil clientes de Edesur y Edenor, en la ciudad de Buenos Aires. Según informaron en la primera de las empresas, la causa de este corte fue "unincendio intencional provocado por terceros debajo de las líneas de un sector ribereño del partido de Avellaneda". Lo concreto fue que a las 13.49 casi toda la zona sur, centro y parte de la zona norte de la Capital vieron interrumpido el suministro. Esta vez el corte afectó al corazón del poder político : hasta la Casa Rosada se quedó a oscuras.

Una vez más, el Gobierno reaccionó con dureza. El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, declaró en conferencia de prensa que era "muy raro" que luego de cada queja de las empresas tuviera lugar un nuevo corte. Es que el día anterior, voceros del sector energético habían manifestado públicamente que el sistema eléctrico estaba en "situación límite".

Claves

- Ayer, entre las 6 hs 30 y las 10 hs 30, se interrumpió el funcionamiento de la planta potabilizadora de Palermo, de Aguas Argentinas. El desperfecto produjo cortes y caídas de presión en barrios de Capital y Conurbano.

- La empresa Aguas Argentinas, a las 11, atribuyó la causa a "una falla en la subestación que alimenta la planta". Después de las 16, precisó que lo sucedido había sido "exclusiva responsabilidad de esta empresa".

- Sin embargo, un representante del organismo estatal fiscalizador (Etoss) sostuvo que, antes de las 16, autoridades de Aguas Argentinas habían atribuido la responsabilidad a Edenor. Funcionarios del Etoss vincularon ese supuesto cambio con un reclamo por aumentos de tarifas eléctricas que se dio a conocer a las 16:05.

- El secretario de Obras Públicas de Buenos Aires advirtió el riesgo de una "extorsión por las empresas privatizadas" y señaló "la condición vulnerable de las instalaciones".

Página 12. Buenos Aires, 20 de octubre 2003.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id