recherche

Accueil > Argentine > Économie > Privatisées > Los empleados telefónicos tomaron los centros neurálgicos de las (...)

1er décembre 2004

Los empleados telefónicos tomaron los centros neurálgicos de las privatisadas Telefónica y Telecom.

 

Al fin el reclamo salarial se presenta. Las líneas están calientes. El paro amenaza con hacer caer todo el sistema.

Página 12, 1° de diciembre del 2004

Las compañías telefónicas están con problemas. Un mensaje grabado en el servicio de informaciones 110 ayer lo advertía de este modo : "Le informamos que debido a las medidas adoptadas por las entidades gremiales, el servicio de información de guías presenta demoras en la atención". Según voceros de Telefónica y Telecom, las medidas de fuerza paralizaron entre el 60 y 70 por ciento de la capacidad operativa del 112, 110, servicio de instalaciones y mantenimiento de redes. El gremio exige un 25 por ciento de aumento en los salarios. Los empleados ocuparon ayer las dos centrales de monitoreo general de redes. Y mientras vaticinaban que el país "podría quedar incomunicado", se realizó una reunión de conciliación en el Ministerio de Trabajo que pasó a cuarto intermedio. Entretanto, los empleados seguían en estado de asamblea permanente. Según señalaron sus voceros, la medida se extenderá hasta mañana jueves. Aseguran que podría "colapsar el sistema de clearing bancario, el servicio de telefonía celular y los servicios de banda ancha de Internet".

La medida de fuerza comenzó el viernes pasado, cuando el personal de planta permanente de Telefónica y Telecom, nucleados en la Federación de Obreros y Empleados Telefónicos de la República Argentina (Foetra), decidió permanecer en los lugares de trabajo en "estado de asamblea permanente" en reclamo de un aumento de salarios. La gremial agrupa a los trabajadores, de la Ciudad de Buenos Aires y algunas ciudades del interior de la provincia. Según sus voceros, hasta el lunes a la noche la medida de fuerza había conseguido la adhesión de la mayor parte de los trabajadores pero aún no habían tomado lo que se considera como el corazón de control tecnológico de las compañías : los centros de supervisión nacional. Uno de ellos funciona en Corrientes y Maipú y pertenece a Telefónica, el otro está en Cabildo y Dorrego y pertenece a Telecom.

"Los dos edificios fueron tomados ayer a la misma hora", le explicó a este diario un vocero de Telecom. Los edificios contienen el sistema de alarmas, es decir detectan las fallas en las distintas prestaciones de la compañía. Con la toma, el gremio calculaba que la medida de fuerza ya contaba con un 100 por ciento de adhesión de los empleados de Capital y provincia. Así, paulatinamente, con el paso de las horas y de los días, "quedó desactivado el servicio 110 de informaciones, el 112 de reparaciones, los servicios de mantenimiento e instalación de líneas y el triple 0 para comunicaciones y servicio de llamadas al exterior del país", dijeron los voceros gremiales. Además de esas bajas, computaban la caída de las prestaciones de servicio técnico y prestaciones de banda ancha, Internet y atención al público. "Dejamos un servicio de guardia para emergencias en hospitales, bomberos y policía", le dijo a este diario Sergio Sosto, vocero de Foetra.

Anoche, Foetra tenía previsto continuar con la medida de fuerza hasta el jueves. "Las negociaciones no están rotas -dijo Soto- pero no hay propuestas : la empresa está negando por vía de los hechos lo que se comprometió por vía de las palabras. Seguimos hasta el jueves, cuando se decidirán en un plenario los próximos pasos." Vaticinó que las medidas podrían profundizarse : el plenario aprobará la profundización del plan "de lucha si las empresas no acceden a conceder los aumentos de sueldos que reclamamos". No sólo no habrá redes de comunicación, dijo, sino que quedarán afectadas "las redes de datos bancarios".

Según los hombres de Telecom, en cambio, las redes de datos bancarios no podrían caerse : "Existe un sistema de seguridad para evitarlo y está atendido por personal que trabaja fuera de convenio".

El gremio reclama un 25 por ciento de aumento, un porcentaje que la empresa no parece dispuesta a ceder. En este punto las posiciones parecen irreconciliables. Para el gremio, el aumento que exigen "no alcanza para equiparar los sueldos a los valores que teníamos en 1996". De acuerdo al vocero de Telecom, "los salarios aumentaron un 48 por ciento y están en este momento en los niveles del año 2000".

Por ahora, las compañías hicieron al menos dos movimientos para ponerle un freno a la medida. Ayer a la noche mantuvieron una reunión en el Ministerio de Trabajo. Al cierre de esta edición, el encuentro pasaba a un cuarto intermedio hasta hoy a las 15. En segundo lugar, apelaron a la vía judicial. Durante el día, Telecom presentó una denuncia penal en la comisaría 41 por "interrupción intempestiva de las telecomunicaciones". La denuncia pasó al Juzgado Federal 3. Los empresarios no exigieron un desalojo compulsivo, pero sí voluntario : "Nosotros hemos descripto lo que nos pasó, ahora que el juez busque el diálogo para no llevar el conflicto a un nivel de riesgo para el personal, para el cliente ni para la empresa". En ese sentido, esperan un "desalojo voluntario".

***

LOS OBREROS TELEFONICOS CONTINUAN CON SU HUELGA PARA RECLAMAR UN AUMENTO SALARIAL

Argenpresse, 30/11/2004

Los afiliados a la Federación de Obreros y Empleados Telefónicos (FOETRA) de Buenos Aires, quienes desde el pasado viernes protagonizan un paro por mejoras salariales, , realizaron manifestaciones callejeras en varios puntos del centro porteño y desarrollaron movilizaciones en los distritos de Quilmes, Lanús, La Matanza, Morón y San Martín

El personal de la FOETRA abandonó sus puestos de trabajo en todos los edificios de las empresas TELECOM y Telefónica Argentina, que tienen el monopolio de las comunicaciones, y realizará cortes de calles y avenidas en esta urbe.

Dirigentes del gremio denunciaron la intransigencia patronal ante los pedidos de aumentos de sueldos, y exigieron el cese de la tercerización de las tareas, un incremento del 25% y la garantía de estabilidad laboral para todos los trabajadores.

TELECOM y Telefónica admitieron en las últimas horas que el paro de actividades, que comenzó el pasado viernes, afecta ’la calidad del servicio’ y adelantaron no obstante que intentarán ’por todos los medios minimizar sus efectos’.

El secretario de Prensa de FOETRA, Sergio Sosto, indicó que la víspera fracasaron una vez más las negociaciones con las firmas y que, por lo tanto, los actos masivos se efectuarán al unísono.

Las concentraciones están previstas en casi todas las sucursales de ambas compañías.

A la protesta del gremio, que se extenderá hasta el próximo jueves, se sumaron la pasada medianoche los operarios de la Federación Nacional (FOEESITRA), quienes paralizarán las tareas durante 24 horas en todo el país.

El paro incluirá la toma de servicios y abandono de actividades desde este mediodía para marchar hacia las sedes de los consorcios.

Los dirigentes Rogelio Rodríguez y Angel Alonso confirmaron a la prensa que el personal continuará desde mañana y hasta el lunes 6 de diciembre las huelgas de dos horas por turno, situación que se profundizará un día después con paros de hasta tres horas.

Sosto aseguró que la protesta activa se cumplió con un acatamiento total, lo cual se sintió en los servicios de atención al cliente, de información y en el de llamadas internacionales.

Tampoco se realizan tareas de reparaciones ni se atiende al público en las oficinas comerciales de las empresas prestatarias.

La Federación de Obreros y Empleados Telefónicos agrupa a más del 50% del personal de la Capital Federal y el conurbano bonaerense.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id