recherche

Accueil > Notre Amérique > Las protestas contra la codicia y la desigualdad se propagan como la pólvora (...)

24 octobre 2020

Las protestas contra la codicia y la desigualdad se propagan como la pólvora por América Latina

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

Se están produciendo protestas históricas en toda América Latina mientras la gente toma las calles para expresar su descontento con el FMI, la corrupción del gobierno y la propagación del fascismo.

Con la atención puesta en los eventos de esta semana en Bolivia, se le disculpará por no darse cuenta de que gran parte del resto de la región también ha estado ardiendo durante semanas en las llamas de la protesta.

En Costa Rica, el gobierno de coalición neoliberal de Carlos Alverado intentó forzar un préstamo de 1 750 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI) para hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia de COVID-19. Como ha sido su modus operandi este año, la organización ofreció el dinero adjunto a una serie de cambios de libre mercado, incluidos cambios fiscales, recortes en los servicios públicos y privatización de activos estatales, algo que Alverado estaba más que feliz de hacer. Sin embargo, el pueblo de Costa Rica claramente no consintió las medidas, lanzando una huelga general de semanas que paralizó el país. Tomando las calles, cerraron docenas de las principales arterias de transporte del país, luchando con muchos de los 30.000 efectivos policiales del país. La rebelión resultó en una victoria para los manifestantes, ya que Alverado anunció el cese de las negociaciones con el FMI.

Colombia

Mientras tanto, un poco al sur de Colombia, el país se dirige hoy al segundo día de una huelga nacional, con el sindicato de maestros altamente organizado del país FECODE anunciando un paro laboral de 48 horas en oposición a los planes del presidente conservador Iván Duque de reabrir escuelas y otras instituciones educativas con pocas medidas de protección, a pesar de la pandemia de COVID-19 que asola el país, matando entre 100 y 200 personas diariamente. Los maestros se unen a estudiantes, sindicatos y una serie de otras organizaciones en acciones colectivas contra el gobierno de Duque. Hay una amplia gama de quejas expuestas. Hay un gran número de manifestantes indígenas que se manifiestan contra el trato que les ha dado la administración Duque. Otros protestan contra el terrible historial de derechos humanos del país. Colombia ha sido durante mucho tiempo el lugar más peligroso del mundo para ser activista. Cuatro líderes indígenas más fueron asesinados el lunes y martes, y dos escaparon por poco de la muerte. Se rumorea que sus asesinatos son una represalia por las movilizaciones en Bogotá, ya que miles han viajado a la capital del país para expresar su descontento.

Chile

Gran parte de Chile estaba en llamas en esta época el año pasado, con ciudadanos que intentaron obligar al gobierno conservador de Sebastián Piñera (el hombre más rico del país) a conceder un voto sobre la constitución obsoleta de la era fascista del país. La chispa inicial para la acción a nivel nacional fue un aumento en las tarifas del metro de Santiago para subsidiar a las empresas de transporte privadas, pero pronto se convirtió en una bola de nieve mucho más. « Es una indignación que casi 30 años desde el fin de la dictadura, Chile aún tenga esta constitución de la era de Pinochet », dijo el año pasado a MintPress el fundador y coeditor de la revista Alborada, Pablo Navarette. El referéndum de Chile se llevará a cabo el domingo, y las encuestas de opinión sugieren que la gente votará abrumadoramente por el cambio. El país ha sido testigo de semanas de protestas, algunas de las cuales se han vuelto violentas. A principios de este mes, un oficial de policía fue filmado arrojando a un manifestante de 16 años desde un puente, donde lo dejaron boca abajo en el agua con heridas graves. El fin de semana, decenas de miles de chilenos se reunieron en el centro de Santiago para conmemorar el primer aniversario de las protestas que iniciaron el proceso de cambio y para reunir apoyo para un voto por el « sí » este domingo. Fueron recibidos con fuerza por la policía, la violencia resultante obligó al cierre de al menos 15 estaciones de metro.

Haití

Mientras tanto, en Haití, el presidente Jovenal Moise, respaldado por Estados Unidos, se enfrenta a nuevas oleadas de protestas casi continuas desde que canceló las elecciones y comenzó a gobernar por decreto. Este fin de semana vio nuevas manifestaciones en la capital del país, Puerto Príncipe, bloqueando carreteras y pidiendo la renuncia de Moise. La policía lanzó gases lacrimógenos y balas de goma contra la multitud, hiriendo a muchos. Sin embargo, ninguna de estas protestas ha recibido mucha atención por parte de la prensa occidental, que prefiere concentrarse en las manifestaciones que tienen lugar en naciones enemigas contra gobiernos adversarios. Las protestas de 2019 en Hong Kong, por ejemplo, recibieron más de 50 veces la cobertura en The New York Times y CNN que el levantamiento haitiano, mucho más mortífero y duradero.

Bolivia

Los que salieron a las calles esta semana sin duda se inspirarán en los acontecimientos en Bolivia, donde el gobierno de Jeanine Añez sufrió una catastrófica derrota electoral el domingo a manos del partido de base Movimiento al Socialismo (MAS). Áñez, quien llegó al poder con un golpe de Estado en noviembre, insistió en que ella era simplemente una « presidenta interina ». A pesar de esto, pospuso las elecciones tres veces, mientras reprimía brutalmente la resistencia organizada a su gobierno. Sin embargo, una huelga general de una semana paralizó el país en agosto, lo que obligó a Áñez a ceder a las elecciones de octubre. A pesar de las constantes intimidaciones, el MAS obtuvo una contundente victoria, preparando el escenario para el retorno de la democracia a la nación andina. 2020 ha sido un año extremadamente turbulento para la gente de América Latina.

Si bien la región ha sufrido mucho con el brote de coronavirus, la protesta organizada ofrece una vez más la esperanza de que un mundo mejor es posible. Y con el ejemplo boliviano fresco en sus mentes, la gente realmente podría creer que está a su alcance.

Alan MacLeod* para MintPress News

*Alan MacLeod es redactor de MintPress News. Después de completar su doctorado en 2017, publicó dos libros : « Bad News From Venezuela : Twenty Years of Fake News and Misreporting » and « Propaganda in the Information Age : Still Manufacturing Consent ». También ha contribuido a Fairness and Accuracy in Reporting, The Guardian, Salon, The Grayzone, Jacobin Magazine, Common Dreams, American Herald Tribune y The Canary. @AlanRMacLeod

MintPress News Escocia, 21 de octubre de 2020

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id