recherche

Portada del sitio > Reflexiones y trabajos > La disolución del universalismo liberal

4 de septiembre de 2020

La disolución del universalismo liberal

por Alastair Crooke*

 

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Durante mucho tiempo, las ciudades de Europa (y el resto del mundo) se desarrollaron naturalmente en torno a las necesidades sociales, económicas y políticas de la población. Esto dio lugar a formas conocidas y muy apreciadas de las ciudades y pueblos de otros tiempos, construidos con madera, ladrillo o piedra. Ese modelo se ha mantenido sin cambios durante siglos. Luego vinieron las dos « guerras mundiales ».

En su estela vino el impulso liberal y globalista inicial y, al mismo tiempo, el « estilo internacionalista » insulso e inculto de la arquitectura (el precursor de la perturbadora política actual de embarrar la identidad y género). Los dos impulsos estaban relacionados: ambos surgieron del sentimiento popular (comprensible) « Nunca más (guerra) ».

Los liberales del siglo XIX creían que una vez que se borraran los grandes regímenes imperiales de Europa, el nacionalismo y la pertenencia cultural, podríamos vivir juntos en paz, y realizar nuestro destino de una manera productiva y utópica.

El liberalismo de Europa occidental se había convertido, en cierto modo, en la « moneda » retórica - y literal - del mundo (el dólar), y la arquitectura internacionalista suponía una especie de insipidez y de homogeneidad universalista apropiada y que parecía subyacer a las afirmaciones del liberalismo a la convergencia humana y al cosmopolitismo. Sin embargo, se concibió explícitamente como una herramienta para expulsar la cultura - como conjunto de costumbres, como forma de ser, y que tiene valor solo porque es propia - del mundo.

Los aeropuertos de todo el mundo tenían el mismo aspecto. Los hoteles y los centros urbanos se habían vuelto tan « universales » que era difícil recordar en qué ciudad estábamos. En todas partes se aceptó el dólar. Estas fueron las « cosas buenas » que trajeron consigo una moneda global y una « narrativa » global. Esto dio la sensación de que el « ethos » de la Ilustración [Siglo de la Luces o Ilustración] contenía el germen de algo verdaderamente universal.

Era ilusorio: el hecho de estar en todo el mundo, en lugar de en un solo lugar, daba una señal incorrecta. Resultó que eso no era universalismo en absoluto, sino una oleada momentánea de eurocentrismo.

Hoy, con el colapso del soft power [poder blando] de los Estados Unidos de América y con una sociedad estadounidense plagada de fisuras internas, ni siquiera la ilusión del universalismo puede sostenerse. El inmundo « secreto » del liberalismo queda al descubierto: sus principios fundamentales podrían haberse proyectado como un proyecto universal, sólo mientras estuviera apoyado por el poder. En la época de JS Mill, la reivindicación de la civilización respondía a la necesidad de la legitimación de las colonias de Europa. Y Mill lo reconoció tácitamente cuando validó la limpieza de las poblaciones nativas americanas clasificándola como una categoría de población no productiva.

Hoy, con el liberalismo ampliamente reconocido como El Dios fallido, otros estados se presentan a sí mismos, proponiéndose como Estados-civilizacion separados e igualmente convincentes. Rechazan el modelo occidental de Estado-nación. Y como afirma la civilización, se organizan en torno a la cultura más que a la política. Vinculado a una civilización, el Estado tiene la tarea principal de proteger una tradición cultural específica. Su campo de acción incluye todas las regiones donde esta cultura es dominante.

¿Cuál es el interés de este enfoque? Muchas cosas que parecían sólidas y separadas, pero en realidad están todas unidas por el universalismo (que se mantienen unidas por « la gran ilusión »): el dólar, la Gran Reinicialización de Davos, el sistema monetario y, sí, incluso nuestra arquitectura y diseño de espantosos interiores contemporáneos, todos ejemplos de un mundo de-cultivado.

El punto sobresaliente es que el liberalismo occidental hoy en día no es fungible (solo se adapta a ciertos estados estadounidenses y ciertos círculos europeos). Está obrando una poderosa dinámica centrífuga. Y la pérdida por el liberalismo de su pilar de poder (el poder estadounidense), y en consecuencia de su fungibilidad, deja a descubierto a Europa.

Las monedas digitales solo acelerarán la fuerza centrífuga, dividiendo nuestras monedas y sistemas monetarios familiares. La Fed está estudiando una moneda digital; China tiene una moneda digital del banco central (MDBC), y Rusia, Irán, Reino Unido e Italia se encuentran entre los que planean sus propios MDBC. « Davos », por supuesto, también quiere una tecnología digital para su proyecto de una tecnocracia explícitamente antiliberal.

Durante una reunión de embajadores franceses el año pasado, el presidente Macron dijo que China, Rusia e India no solo eran rivales económicos sino « verdaderas Estados-civilizacion... que no solamente han perturbado nuestro orden internacional y jugado un papel clave en el orden económico, pero también reformuló con mucha fuerza el orden político y el pensamiento político que lo acompaña, con mucha más inspiración que nosotros ».

Advirtió a su audiencia que « sabemos que las civilizaciones están desapareciendo, los países también. Europa desaparecerá », Macron elogió los proyectos de civilización de Rusia y Hungría, que « tienen una vitalidad cultural y civilizatoria inspiradora », y dijo que la misión de Francia, su destino histórico, era guiar ’Europa en una renovación de civilizaciones, al forjar « una historia y una imaginación colectivas. Por eso creo profundamente que es nuestro proyecto, y que debe emprenderse como un proyecto de civilización europea ».

La « vieja ilusión liberal » no puede prolongarse, no solo porque el poder de Estados Unidos se está erosionando, sino también porque sus valores centrales se radicalizan, se ponen de cabeza y se convierten en espadas con las cuales empalan a los liberales clásicos estadounidenses y europeos (y a los conservadores cristianos estadounidenses). Ahora es la joven generación de Estadounidenses liberalesdespiertos’ quienes afirman con vehemencia no solamente que el viejo paradigma liberal es ilusorio, sino también que nunca fue otra cosa una ’tapadera’ que oculta la opresión, que ya sea doméstica o colonial, racista o imperial; un estigma moral que solo la redención puede limpiar.

En cierto modo, estas generaciones despiertas están parafraseando a Samuel Huntington, quien, en su obra titulada « El choque de civilizaciones », afirmó que « el concepto de civilización universal ayuda a justificar la dominación cultural occidental sobre otras sociedades y la necesidad de estas sociedades para imitar las prácticas e instituciones occidentales ». El Universalismo es la ideología de Occidente para enfrentarse a otras culturas. Naturalmente, todo el mundo aparte el de Occidente, argumenta Huntington, debería ver la idea de un mundo único como una amenaza.

« Habiendo estallado la gran ilusión », y no teniendo nada sustancial que poner en su lugar, no se puede formular un nuevo orden europeo de manera coherente. Macron, sin embargo, está tratando de unir a Europa en la próxima « era de imperios ». Sin embargo, ya no es viable que Europa se comprometa con la construcción estadounidense de la posguerra: el imperium de EEUU de la posguerra se sustentaba en el poderío militar y financiero. Pero Europa ha evitado deliberadamente ese poder duro, buscando en cambio un « nuevo imperialismo liberal » (según el análisis de Robert Cooper).

El proyecto europeo pudo haber estado alguna vez protegido bajo el ala del poder duro estadounidense como complemento a la misión estadounidense de « civilizar », pero eso también se ha terminado: Trump ha señalado a Europa como un enemigo de EEUU, como China. Estados Unidos ya no es el « tío » bueno de Europa que despliega su poder duro cada vez que Europa se encuentra empantanada.

Y hablar simplemente de una reivindicación europea de valores universales (tolerancia, libertad de estilo de vida, derechos humanos, etc.) equivale esencialmente a defender la negación del Estado-civilización, como argumentó Huntington. Más bien, estos valores afirman la libertad de experimentar diferentes formas de vida que seguramente irán en contra de los viejos tapices de las narrativas morales y la práctica cultural que subyace en el curso de la vida humana vivida dentro de un comunidad viva.

Por ejemplo, los chinos priorizan expresamente los valores confucianos y enfatizan la estabilidad y armonía social en lugar de la « libertad » occidental y la autonomía individual.

Estos « euro-valores » como tales no ofrecen ninguna definición del « bien » de la comunidad, lo que hacen casi todos los estados civilizacionales. Pueden verse como un sistema en funcionamiento, pero el liberalismo en su forma contemporánea (ciertamente distorsionada) no es lo mismo que un sistema de civilización. A lo sumo, se ha convertido en un menú de opciones de estilo de vida que se yuxtaponen con estilos de vida y opciones no occidentales.

Macron les dice a los europeos que arraiguen su membrecía en la Era de la Ilustración; sin embargo, como observó el ex ministro de Relaciones Exteriores portugués Bruno Macaes en un ensayo reciente, son precisamente las aspiraciones mundiales del liberalismo las que cortaron el Occidente, y Europa en particular, de sus propias raíces culturales.

A diferencia de otros estados europeos (como Rusia), Macron pone un techo de cristal a su perspectiva de « regreso a la raíz » cultural: ¿Por qué debería limitarse a la Ilustración? ¿Por qué reprimir el comienzo del Renacimiento? ¿Por qué Europa alaba tanto a Charlemagne y se niega a retroceder más atrás en el tiempo? Los valores europeos existían mucho antes de que los francos lanzaran su « guerra cultural » para suprimir sistemáticamente los viejos valores de Europa. Limitar la busqueda a la sola Ilustración no es en absoluto un regreso a las raíces.

No, el liderazgo europeo está tan aislado de las tradiciones culturales anteriores de Europa que es casi seguro que estas son irrecuperables. Los líderes políticos no parecen tener respuestas al dilema planteado por Macron con respecto al surgimiento de los Estados-civilizacion (aparte de unirse a un imperio europeo despojado de toda tecnocracia totalitaria soft a la Davos). De hecho, ni siquiera parecen darse cuenta, incluso ahora, de las ramificaciones más amplias de la implosión del liberalismo universal, que se reducirá a unos pocas « islotes » dispersos de miembros en un contexto soberanista.

¿Existe Europa hoy como una entidad coherente y delimitada? Ni los griegos ni los europeos del siglo XVI se veían a sí mismos como « occidentales », un término que sólo se remonta a finales del siglo XVIII. El concepto de humanidad no existía en el mundo antiguo : había asirios, griegos, egipcios, persas, etc., pero ninguna « humanidad » antes, y adivinen cuándo… de la Ilustración ¡por supuesto!

« Las sociedades occidentales han sacrificado sus culturas específicas en beneficio de un proyecto universal », señala Macaes. « Ya no se puede encontrar en estas sociedades el viejo tapiz de tradiciones y costumbres o una visión del buen vivir ». Nuestra fe ingenua de que el liberalismo, que surgió de las tradiciones políticas y culturales del norte de Europa, se apoderaría del mundo, se ha hecho añicos para siempre. En cambio, son los Estados-civilización euroasiática, no liberales y desafiantes, los que amenazan con hundirnos.

¿A dónde nos lleva entonces, y qué debemos hacer con el liberalismo? « Ahora que hemos sacrificado nuestras propias tradiciones culturales para crear un marco universal para todo el planeta », pregunta Macaes, « ¿se supone que somos los únicos los destinados a adoptarlo? »
Alastair Crooke * para Strategic Culture

Strategic Culture, 31 de agosto de 2020

* Alastair Crooke, diplomático británico, fundador y director del Conflicts Forum. Ha sido una figura destacada en inteligencia militar británica en « Military Intelligence, section 6 (MI6) » y en diplomacia de la Unión Europea. Fue galardonado con la muy distinguida Orden de San Miguel y San Jorge (CMG), una orden de caballería británica fundada en 1818.

Traducido del francés para El Correo de la Diaspora->http://www.elcorreo.eu.org/La-dissolution-de-l-universalisme-liberal] por: Carlos Debiasi

El Correo de la Diáspora. París, 4 de septiembre de 2020

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons. Atribución según los términos Sin modificación – No Comercial – Sin Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra de www.elcorreo.eu.org.

Comentar este artículo

Retour en haut de la page

Objetivo

|

Trigo limpio

|

Mapa del sitio

| |

création réalisation : visual-id