recherche

Accueil > Argentine > Économie > Privatisées > Hay que negociar con las privatizadas saquedoras ?

18 mai 2006

Críticas que agitan las aguas

Hay que negociar con las privatizadas saquedoras ?

Aprobó el senado el decreto de creación de AYSA

 

Por Eduardo Tagliaferro
Página 12
. Buenos Aires, 18 de mayo de 2006.

"Veníamos bien", fue lo único que, a modo de reproche, el vicepresidente Daniel Scioli atinó a decirles a las barras del gremio de Obras Sanitarias que festejaban la aprobación que el Senado dio al decreto presidencial que crea la empresa Agua y Saneamientos Argentinos Sociedad Anónima (AYSA). La votación fue un trámite, 37 senadores respaldaron el decreto de necesidad y urgencia, 18 votaron en contra y hubo una abstención. El debate también fue un trámite. Las posiciones eran claras, el oficialismo defendió la iniciativa y habló para las barras, la oposición reclamó mayores controles y criticó que AYSA sea una sociedad anónima.

"En la actualidad el gobierno nacional sigue llevando una política deliberada de renegociación con las empresas privatizadas, donde se insiste nuevamente en negociar con los saqueadores, convalidar incumplimientos y terminar las obras pendientes financiadas por fondos públicos que pagamos todos los usuarios", dijo el radical Gerardo Morales leyendo una carta que recibió con la firma de muchas organizaciones, entre ellas la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). A pesar de la dureza del párrafo, fue la crítica a Carlos Ben, el hombre cercano al sindicalista José Luis Lingeri, lo que más irritó a las barras. "Ben es corresponsable del colapso privatizador, todavía sigue reivindicando la privatización de la empresa en la década del ’90 y manifestaba desconocer la contaminación del agua con nitratos, principal motivo de rescisión esgrimido por el gobierno nacional", dijo Morales antes de ser tapado por los abucheos. No faltó quien recordara que en el acto de creación de AYSA, Néstor Kirchner mirando al sindicalista le dijo : "Amigo Lingeri, no se preocupe porque digan que los trabajadores van a participar de la empresa, porque es lo que corresponde".

El cruce de la noche estuvo a cargo del radical Ernesto Sanz y de la primera dama Cristina Fernández de Kirchner. El mendocino se preguntó cuál era el criterio discrecional por el que el Ejecutivo mandaba este decreto para su respaldo y otros no. Recordó que en mayo de 2004 el oficialismo votó la renegociación del contrato de Aguas Argentinas a pesar de que la empresa había reclamado ante el tribunal arbitral del Banco Mundial (Ciadi).

El guante lo tomó la primera dama. Aplaudida por las barras antes de comenzar a hablar, dijo que no la verán a ella en el debate del 2004 "diciendo que Aguas Argentinas era la quintaesencia de la eficiencia". Reivindicó el carácter solidario que significa crear la empresa estatal de agua, criticó los años ’90 y aunque criticó a Mauricio Macri, por la insolidaridad que mostró con los vecinos de la provincia de Buenos Aires, no pudo evitar emplear el lenguaje de la derecha para reivindicar "el gerenciamiento" que el kirchnerismo hace de la cosa pública.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id