recherche

Accueil > Empire et Résistance > Banques > El alemán Deutsche Bank y los estadounidenses Citibank y BankBoston atacan (...)

3 octobre 2002

El alemán Deutsche Bank y los estadounidenses Citibank y BankBoston atacan la economia argentina

Tres Bancos con la aspiradora encendida par especular.

par Claudio Zlotnik

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

El Banco Central enfrenta la suba del dolar vendiendo sus reservas. Las compras masivas de dólares por tres bancos extranjeros impulsó al alza el precio de la divisa, que cerró a 3,80. El Banco Central prepara una contraofensiva, aseguran cerca de Pignanelli. Aumentaría los controles en el mercado y utilizaría parte de las reservas ganadas. El precio en pizarra de las casas de cambio subió paulatinamente a lo largo de la jornada.

El dólar pegó otro salto y quedó en 3,80 pesos en el segmento libre, cuatro centavos por encima del cierre anterior. La suba se correspondió con una importante demanda de billetes, que trepó a 83,3 millones de dólares, por parte de bancos y grandes empresas. En este contexto, el Banco Central perdió 16,9 millones de sus reservas. Una alta fuente de la entidad monetaria responsabilizó a algunos bancos por la suba del dólar. E identificó a tres : el alemán Deutsche Bank y los estadounidenses Citibank y BankBoston. Según la fuente, entre los tres absorbieron 32 millones de dólares del mercado, alrededor del 40 por ciento del total. Cerca de Aldo Pignanelli ya preparan una ofensiva para intentar bajar la paridad cambiaria : aumentarán los controles en las entidades financieras y en las casas de cambio y venderán más reservas.

En el Central aseguran que la suba del dólar no los sorprendió. Los funcionarios alegan que era lo esperable en un contexto donde permanecen indefinidas las negociaciones con el Fondo Monetario, existen turbulencias en Brasil y se abre parcialmente el corralón. Respecto de la liberación de depósitos, ayer volvió a verificarse que la mayor parte de los ahorristas deja el dinero en los bancos, ya sea en cuentas a la vista o en plazos fijos. No obstante, la porción que sale de las entidades financieras se destina a la compra de dólares, presionando sobre el tipo de cambio.

Fuentes oficiales consultadas por Página/12 manifestaron que a la demanda de los pequeños ahorristas se suma la de algunos bancos de la city porteña.

En el BCRA responsabilizaron a los tres que más compraron : el Deutsche (20 millones) junto al Citi y al BankBoston (12 millones entre ambos). "Los bancos aprovechan la situación para especular y para cubrir su patrimonio", señaló la fuente. También mencionó que hay AFJPs -a las que no identificó- que salieron con fuerza a comprar divisas. Luego pronosticó un futuro negro para los supuestos especuladores : "Van a perder dinero. Quienes compraron hoy (por ayer) tendrán que vender más barato la semana que viene".

Semejante advertencia tiene sustento. El funcionario, que pidió reserva de su nombre, adelantó que el Central "no tendrá problemas en vender reservas para bajar el dólar. No importa que haya acuerdo con el Fondo, estamos decididos a mantener el dólar a raya", declaró. Para tranquilizar la situación, el BCRA está decidido a volcar al mercado los 500 millones de dólares obtenidos en los últimos meses por sus intervenciones en el mercado cambiario. Acto seguido, la fuente repitió lo antedicho por Pignanelli : hacia fin de año, la moneda estadounidense se ubicará en 3,55 pesos.

Tanto los bancos como las casas de cambio tienen establecidos topes a la tenencia de divisas. En el caso de las entidades financieras, ese máximo no puede exceder el 5 por ciento de su patrimonio. Las agencias, en tanto, pueden atesorar 1,5 millón de dólares, con la posibilidad de extenderse un 10 por ciento. En el marco de los mayores controles y al compás de las turbulencias, en las "cuevas" de la city se viene evidenciando un mayor volumen de operaciones. En el mercado paralelo de cambios se abastecen, por ejemplo, las empresas que ya compraron con declaración jurada el máximo de 100.000 dólares mensuales permitidos por el Central. Para verificar si se están cumpliendo estos parámetros, el Central reforzará a partir de esta mañana las inspecciones en el microcentro porteño.

Los funcionarios se muestran confiados. Dicen que el actual cerrojo cambiario les permitirá controlar tanto la oferta como la demanda de divisas, más allá de los sobresaltos del día a día. Respecto de la oferta, la liquidación de los exportadores trepó ayer a 69,4 millones de dólares, uno de los niveles más altos del año, pero que fue superado por la violenta ola compradora, que totalizó 86,3 millones.

Para distraer la atención sobre el dólar, el Central volverá hoy a licitar Lebac. Serán 335 millones de pesos a distintos plazos, de 14 a 91 días, y otros 50 millones de dólares a dos semanas. Entre los financistasno descartan que la autoridad monetaria se vea obligada a subir nuevamente las tasas de interés, en su objetivo por atraer capitales. Pero lo cierto es que en las últimas semanas decayó el interés de los inversores, principalmente bancos, en las letras del BCRA. El stock de Lebac, que en la actualidad se ubica en 2676 millones de pesos, cayó en 80 millones a lo largo de setiembre. Esto implica que hubo inversores que prefirieron dejar este instrumento para volver a refugiarse en el dólar. "Los inversores que compraron Lebac en junio ya obtuvieron una renta superior al 20 por ciento. Con un escenario incierto para las próximas semanas, concluyeron que lo mejor sería pasarse al dólar hasta que regrese la tranquilidad", argumentó el analista de un banco de inversión a este diario.

Otro dato preocupante para Roberto Lavagna refiere a la evolución de los depósitos. Si bien durante esta semana se está dando un incremento tras el levantamiento parcial del corralón, el mes pasado se habría cortado la racha alcista de las colocaciones. Hasta el viernes 27, los depósitos totales no registraban variación, tras mostrar un incremento de 1300 millones de pesos durante agosto. No obstante, restando una jornada hábil del mes pasado se notaba un aumento de 1300 millones de los plazos fijos. Pero, al mismo tiempo, se contabilizaba una caída de 600 millones de depósitos reprogramados y de un monto similar de depósitos del sector público, que le sirvió al Gobierno para cumplir con distintas obligaciones. Algunos datos indicarían que, iniciada la primavera, se terminó el veranito financiero. Aunque el Gobierno hará lo imposible por extenderlo.

Pagina 12, del 3 de Octubre 2002

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id