recherche

Accueil > Notre Amérique > Alarma en la región por la llegada a Perú de soldados de EE UU

24 août 2015

Alarma en la región por la llegada a Perú de soldados de EE UU

 

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

La próxima semana arribará un contingente de 3 200 hombres del Comando Sur en el marco de un « programa de cooperación ». Se sumarán a los más de 100 infantes de marina que desde febrero están cumpliendo funciones de entrenamiento en la selva peruana.

El martes de la próxima semana llegará a costas peruanas un contingente de 3200 soldados del Comando Sur de Estados Unidos, en el marco de un « programa de cooperación » con el gobierno de Ollanta Humala que, en lo que va del año, ya dispuso de la llegada de otros dos grupos de soldados usamericanos. Según fuentes militares peruanas, se trata del mayor contingente de soldados extranjeros que llega al país en toda su historia, y el ingreso fue legalizado mediante una resolución legislativa de enero pasado, que desató críticas de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la entidad regional de la que Perú también forma parte.

Los dos primeros contingentes, aunque menores en número, ya se encuentran operando en el territorio peruano desde febrero pasado y permanecerán en el país hasta el mismo mes de 2016, un período sensible pues el 10 de abril el país tendrá que elegir al nuevo presidente y renovará la totalidad del Congreso.

El primero de esos grupos está integrado por 58 infantes que operan desde el 1 de febrero. El segundo, formado por 67 soldados, llegó dos semanas después y está asignado al entrenamiento de tropas peruanas en un área geográfica que se asemeja a la del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (una zona esencialmente selvática), donde el gobierno sostiene que ha renacido el grupo Sendero Luminoso.

En setiembre del año pasado el general John Kelly, jefe del Comando Sur de Estados Unidos, había visitado el Vraem para dar el visto bueno a lo que sería el escenario del teatro de entrenamientos pactados en un acuerdo militar bilateral.

El contingente que llegará la próxima semana desembarcará en el puerto del Callao y, según la información oficial, « permanecerá seis días en calidad de visita ». La flota tiene como buque insignia al gigantesco portaaviones USS George Washington, equipado con un sistema electrónico de última generación y radares de búsqueda aérea, de control de tráfico aéreo y de ayuda de aterrizaje. Cuenta con 90 aviones y helicópteros equipados con armamento de defensa y ataque.

El constitucionalista peruano Ricardo Soberón, un especialista en políticas de frontera y director del Centro de Investigación de Drogas y Derechos Humanos de Lima, cree que esta movilización de 3 200 efectivos para cumplir una visita de sólo seis días, « es la reacción geoestratégica del Comando Sur y del Departamento de Defensa de Estados Unidos para retomar la iniciativa en América del Sur e implementar una presencia político militar más visible en los Andes y el Pacífico Occidental, siempre teniendo en cuenta las acciones abiertas y encubiertas que desarrolla en Venezuela y en otros países que se distancian de Washington ».

Este último punto ya había sido objeto de preocupación de la Unasur, cuando en marzo pasado su secretario general Ernesto Samper propuso la eliminación de las bases militares en América Latina, en el marco de una revisión integral de las relaciones de Estados Unidos con los países de la región.

Tiempo argentino. Buenos Aires, 24 de agosto de 2015.

Retour en haut de la page

El Correo

|

Patte blanche

|

Plan du site

| |

création réalisation : visual-id